¿EXISTE UNA CURA PARA EL VIH Y EL SIDA?

Aun no hay una cura para el VIH. No obstante, el tratamiento puede controlar el VIH y permitir que las personas tengan una vida larga y saludable. Incluso es posible reducir la carga viral a niveles indetectables. Si crees que has estado en riesgo de contraer el VIH, entonces es importante que te hagas la prueba. La prueba es la única forma de saber con certeza si contrajiste el virus. Si ya te hiciste la prueba y el resultado es positivo, es recomendable que comiences el tratamiento antirretroviral lo antes posible. El tratamiento es la única forma de controlar el VIH y evitar que dañe tu sistema inmunológico. El tratamiento también reduce el riesgo de transmitir el VIH a tus parejas sexuales.

¿SE ENCONTRARÁ LA CURA DEL VIH ALGÚN DÍA?

Investigadores y científicos creen que podemos encontrar una cura para el VIH. Sabemos mucho sobre el VIH y sobre ciertos tipos de cáncer por igual. Los científicos están investigando dos tipos de cura: una cura funcional y una cura esterilizante para el VIH (no existe una “cura natural” ni una “cura herbal”). (Nunca se encontrará una cura para el SIDA porque el SIDA es un conjunto de signos y síntomas, y no un virus como el VIH).

UNA CURA FUNCIONAL

Una cura funcional reduciría la cantidad de VIH en el cuerpo a niveles tan bajos que el virus no podría ser detectado ni enfermarte, pero aún estaría presente. Algunas personas piensan que el tratamiento antirretroviral es en realidad una cura funcional, pero la mayoría define una cura funcional como algo que suprime el virus sin la necesidad de un tratamiento antirretroviral continuo. Hay algunos ejemplos de personas que se consideran curadas funcionalmente, como por ejemplo el bebé de Mississippi, pero en todos estos casos el virus ha resurgido. La mayoría de estas personas recibieron tratamiento antirretroviral rápidamente después de la infección o el parto.

UNA CURA ESTERILIZANTE

Una cura esterilizante es aquella que elimina por completo el VIH del cuerpo, incluso de los reservorios ocultos. Solo hay una persona conocida que se ha curado de esta manera: Timothy Brown, también conocido como el “Paciente de Berlín”. En 2007-08, Brown recibió quimioterapia y un trasplante de médula ósea para tratar su leucemia. El trasplante vino de alguien con una resistencia genética natural al VIH. Se curó del VIH, pero los científicos no entienden completamente por qué. Además, los trasplantes de médula ósea no son prácticos como cura del VIH debido a que pueden ser peligrosos. Sin embargo, este proceso ha brindado a los investigadores información importante que están utilizando para conseguir una cura.

INVESTIGACIÓN DE LA CURA DEL VIH: LOS ENFOQUES PRINCIPALES

  1. El enfoque “activar y erradicar” (a veces llamado “sacudir y matar”) tiene como objetivo eliminar el virus de sus reservorios y luego matar las células infectadas.
  2. La edición de genes tiene como objetivo modificar las células inmunes para que no puedan ser infectadas por el VIH.
  3. La “modulación inmune” busca maneras de modificar permanentemente el sistema inmunitario para combatir mejor el VIH.
  4. Los trasplantes de células madre tienen como objetivo eliminar por completo el sistema inmunitario infectado de una persona y reemplazarlo con el sistema inmunitario de un donante. Este es el enfoque más complejo y arriesgado.

Si bien se están realizando investigaciones prometedoras en estas áreas, no hay una cura en el horizonte.

UNA VACUNA CONTRA EL VIH

Varios ensayos de vacunas contra el VIH muestran resultados alentadores. Sin embargo, hasta ahora, una vacuna solo ofrece protección parcial y debe usarse en combinación con otras opciones de prevención y tratamiento.

¿QUÉ DEBO HACER HASTA QUE HAYA UNA CURA PARA EL VIH?

Por ahora, lo mejor que puedes hacer por tu salud es hacerte la prueba del VIH regularmente. Si tienes el virus, comienza el tratamiento antirretroviral lo antes posible y continúa tomándolo regularmente según lo recetado por el médico.

0
X